Bodegas Davide

Bodega Davide

La historia vitivinícola de esta familia comienza en 1943, pero la actual bodega y los vinos pertenecen a un proyecto renovado que en esencia persigue unas producciones muy pequeñas y selectas, para los amantes del mejor vino, todos los que de verdad saben apreciar y disfrutar los mejores caldos nacionales. Dos son los vinos de esta joven bodega fundada en el año 2005: Davide Tradición (del que ya hemos hablado en esta misma sección) y Davide Dúo (el que en esta ocasión te presentamos). Bien, pues la producción de ambos no supera las 50.000 botellas. ¡Son muy exclusivos! Nos llama poderosamente la atención la presentación de las botellas, muy modernas y elegantes, elegidas directamente por David Acha. ¡Todo un acierto!

Davide Bodega y Viñedos, de Vilanova de Aurousa (Pontevedra), es una bodega moderna, muy actual, que elabora sus vinos gracias a las 7 hectáreas de viñedos propios. De modernísima tecnología, decorada de forma muy natural, con pidra y madera, que le dan un toque muy cálido, como puedes apreciar en la fotografía.

Davide DÚO 2016

 

Variedades: Albariño y Godello. Procedente de una rigurosa selección de parcelas minifundistas, mayores de 30 años, de baja producción y elevada concentración, obtenida de forma natural. Las viñas están situadas en enclaves únicos del Valle del Salnés (Godello), Rosal y Condado, pertenecientes a pequeños viticultores; hombres unidos a sus fincas con raíz propia, y que tratan a sus viñedos de la única forma que puede hacerlo aquel que ama a sus plantas, convirtiendo sus parcelas en auténticos jardines dignos de visitar. Viticultores que mantienen una filosofía de cultivo basada en la sostenibilidad y el respeto por su entorno natural, arquitectónico y cultural, con criterios ecológicos y biodinámicos que persiguen la naturalidad y permiten realizar la selección de la uva en la propia viña y recolectar racimos equilibrados, llenos de elementos, sabores y carácter, reflejo del paisaje gallego.

Suelo: Franco-arenoso, con fósiles de conchas marinas. Próximos al mar (Salnés).

Vinificación: Elaboración artesanal, nada intervencionista (al desnudo, sin artificios y sin aditivo alguno). Llevada a cabo en modernas instalaciones de una pequeña bodega familiar que alberga las ideas de pureza, tipicidad y manufactura. Vinificación basada en la honestidad, la simplicidad y el clasicismo, para transmitir una filosofía de distinción, equilibrio, longevidad y gusto por lo intangible, respetando el carácter, la casta y la singularidad de cada cosecha. Es en la madurez cuando sus vinos alcanzan una elegancia extrema, conquistando los elogios de la crítica desde su primera añada. Símbolo de la autenticidad de sus gentes, a la vez que un referente de duro trabajo y buen hacer, capaz de medirse sin lugar a dudas con los grandes blancos.

Selección de uva en la viña. Vendimia manual en cajas de 15 Kg. Despalillado, maceración pelicular pre-fermentativa en frío. Prensado suave. Desfangado. Fermentación espontánea con levaduras autóctonas a 18ºC, durante 20 días. Crianza sobre lías. Estabilización por frío (-4ºC).

Coupage: Albariño y Godello. Acertado ensamblaje que combina el placer aromático y gustativo de extraordinarias uvas.

Crianza: Vino en rama durante 9 meses en depósito de acero inoxidable con battonnage frecuente de lías finas. Dos meses en botellero antes de su comercialización.

Excelente hasta 2021: Estos vinos destacan por su sorprendente capacidad de evolución en botella, lo que les otorga personalidad y complejidad.

Cata: Delicadeza y Seducción. Destaca por su infinita variedad de sabores y aromas florales y frutales, que concilian matices tradicionales y contemporáneos, con una frescura de perpetua juventud.

Davide TRADICIÓN

Variedad: Albariño (100%). Procedente de una rigurosa selección de parcelas minifundistas, mayores de 30 años, de baja producción y elevada concentración, obtenida de forma natural. Las viñas están situadas en enclaves únicos del Valle del Salnés, Rosal y Condado, propias y pertenecientes a pequeños viticultores; hombres unidos a sus fincas con raíz propia, y que tratan a sus viñedos de la única forma que puede hacerlo aquel que ama a sus plantas, convirtiendo sus parcelas en auténticos jardines dignos de visitar. Viticultores que mantienen una filosofía de cultivo basada en la sostenibilidad y el respeto por su entorno natural , arquitectónico y cultural, con criterios ecológicos y biodinámicos que persiguen la naturalidad y permiten realizar la selección de la uva en la propia viña y recolectar racimos equilibrados, llenos de elementos, sabores y carácter, reflejo del paisaje gallego.

Suelo: Franco-arenoso, con fósiles de conchas marinas. Próximos al mar (Salnés).

Vinificación: Elaboración artesanal, nada intervencionista (al desnudo, sin artificios y sin aditivo alguno). Llevada a cabo en modernas instalaciones de una pequeña bodega familiar que alberga las ideas de pureza, tipicidad y manufactura. Vinificación basada en la honestidad, la simplicidad y el clasicismo, para transmitir una filosofía de distinción, equilibrio, longevidad y gusto por lo intangible; respetando el carácter, la casta y la singularidad de cada cosecha. Es en la madurez cuando sus vinos alcanzan una elegancia extrema, conquistando los elogios de la crítica desde su primera añada. Símbolo de la autenticidad de sus gentes, a la vez que un referente de duro trabajo y buen hacer, capaz de medirse sin lugar a dudas con los grandes blancos.

Selección de uva en la viña. Vendimia manual en cajas de 15 Kg. Despalillado, maceración pelicular pre-fermentativa en frío. Prensado suave. Desfangado. Fermentación espontánea con levaduras autóctonas a 18ºC, durante 20 días. Crianza sobre lías. Estabilización estática por frío (-4ºC).

Crianza: Vino en rama durante 9 meses en depósito de acero inoxidable con battonnage frecuente de lías finas. Dos meses en botellero antes de su comercialización.

Excelente hasta 2021: Estos vinos destacan por su sorprendente capacidad de evolución en botella, lo que les otorga personalidad y complejidad.

Cata: Pureza y autenticidad. Un sublime albariño emocional, que combina armoniosamente intensidad, frescura y elegancia. Es la viva expresión de un albariño de autor con personalidad. Un vino complejo, sofisticado, con notas marinas, que destaca por su infinita variedad de aromas de flores blancas, madreselva, hierbas aromáticas, ligeros balsámicos, menta, cítricos intensos (pomelo, limón) tropical (lichies) y fruta de hueso. En boca marcadamente frutal, fresco, estructurado, amplio y sedoso. Sabroso en su largo recorrido y potente final.